Queremos que al Trabajo del Hogar se le reconozca como lo que es: un Trabajo Digno. En el 2011 la OIT definió un conjunto de recomendaciones para conseguirlo y las agrupó en el Convenio 189. Le pedimos a la política y ex congresista Annel Towsend que nos explique ¿por qué siendo tan importante este Convenio 189, y habiendo pasado más de 6 años ya desde su creación, el Perú no lo ha firmado aún?, y ¿qué debemos hacer para conseguir que sea ratificado pronto en nuestro país?

¿Qué es la OIT?

La Organización de Naciones Unidas (ONU) tiene como objetivo conservar la paz en el mundo. La paz se conserva no solamente evitando las guerras sino también promoviendo la justicia social y la igualdad de oportunidades para todos. Por eso la ONU maneja un fondo que vela por la niñez, uno por la educación, uno por la mujer, y un fondo que vela por los derechos de los trabajadores: la Organización Internacional del Trabajo, la OIT, cuya sede regional se encuentra en Perú.

¿Y qué es el Convenio 189?

Es un tratado de la OIT que se aprobó en Ginebra en el año 2011 y que exige que se garanticen los derechos laborales del trabajador y de la trabajadora del hogar. Actualmente tenemos una Ley de los Trabajadores del Hogar (la Ley 27986) que señala por ejemplo que la remuneración de la Trabajadora del Hogar se establece por mutuo acuerdo entre las partes, entre el empleador y la trabajadora, no está establecida una remuneración mínima para ellas; el Convenio 189 señala que debe establecerse un salario mínimo para la Trabajadora del Hogar. La Ley actual señala que el contrato de trabajo puede ser verbal o escrito; el Convenio 189 señala que el contrato debe ser escrito. Y así propone muchas modificaciones más que van en beneficio de los trabajadores del hogar.

Se piensa que al exigir esos beneficios, las trabajadoras podrían perder oportunidad de empleo. En cambio las trabajadoras organizadas señalan con mucho derecho que el empleador debe adecuarse a lo que manda el convenio: “si van a contratarme, que me contraten en esos términos y si no entonces trabajaré medio tiempo”.

Yo creo que es una discusión absolutamente válida y que ya es momento de empezar a conversar.

En la legislatura pasada se presentaron 7 proyectos de ley y todos ellos quedaron en comisión, no se discutieron nunca. Nosotras hemos preparado un proyecto de ley de acuerdo con los lineamientos del Convenio 189, y sabemos que hay por lo menos otras 3 iniciativas de modificación de la ley de trabajadores del hogar en el Congreso.

Yo creo que este tema debe ponerse en la agenda porque muchas veces nos olvidamos de las trabajadoras del hogar y miles de ellas trabajan realmente en situaciones pésimas. Por eso lo que están haciendo es importantísimo porque van a poner en discusión este tema que fue dejado en cola.

No es un secreto para nadie que tenemos una bajísima tasa de inscripción en el seguro social, la formalidad que se requiere de parte del empleador es incumplida altamente porque no hay un mecanismo fiscalización efectiva, pero tampoco se ha hecho suficiente desde el estado y me incluyo como funcionaria pública.

¿Qué se puede hacer para poner el tema sobre la mesa?

Creo que el trabajo en redes sociales es muy importante, pero también en la calle, conversar con los jóvenes, con la prensa, promover testimonios de lo positivo, que una trabajadora del hogar pueda decir: “trabajo en un lugar donde respetan mis derechos, tengo seguro social, tengo la posibilidad de estudiar, etc.” Promover los buenos ejemplos para incentivar lo positivo, hacer un contraste con la realidad.

Y realizar eventos públicos informativos, tocar la puerta a las municipalidades, a los gobiernos regionales, al Congreso, conversar con diferentes grupos parlamentarios para iniciar el diálogo. Desde ya les digo que cuentan con mi apoyo.