Conversamos con la conocida actriz Laly Goyzueta sobre su relación con las trabajadoras del hogar y le pedimos que nos dé algunas recomendaciones para conseguir una buena relación empleadora/trabajadora.

Cuéntanos Laly, ¿alguna vez has tenido una persona que te ayude en casa? 

Te cuento que de chica en casa siempre había alguien que nos cuidaba. Y muchos de mis recuerdos de niñez han sido con estas personas. La primera se llamaba Carmela, luego vino Celestina que hasta ahora la veo, ella tenía una hija que vivía con nosotras, en ese momento era como mi hermana. Mi mamá ha tenido trabajadoras que se han quedado muchos años con nosotros en casa.

Cuando me casé, mi esposo que es argentino no se acostumbraba a tener una persona trabajando en casa, pero yo tenía que salir a grabar telenovelas y contratamos alguien para que nos ayude. He tenido buenas y malas experiencias, con trabajadoras recomendadas, con trabajadoras de agencias. Alguna vez una nana se fue sin avisar y mi hijo a quien cuidaba sufrió mucho. Ahora tengo la suerte de trabajar con una señora que está con nosotros casi 4 años y que forma parte de nuestra familia. Somos amigas, conversamos, nos contamos nuestras cosas, nos damos la mano cuando necesitamos.

Recuerdo que la primera vez que conversamos le dije que le iba a confiar a mi hijo, lo más valioso que tengo, y que sentía temor y desconfianza. Ella me dijo que lo mismo sentía ella, “yo voy a entrar a un lugar donde no conozco a nadie, no sé cómo son ustedes, cómo me van a tratar” y eso me cambió la perspectiva.

¿Te parece que la relación empleadora / trabajadora es similar a la de años anteriores?

Creo que antes era diferente, las personas mayores no están acostumbradas al trato horizontal, a la empatía con ellas. Por ejemplo ahora mi hijo está de viaje y le he dado permiso a Edith para que descanse toda la semana, y mi mamá me pregunta ¿para qué le das permiso?

¿Cómo es ahora?

Es una convivencia, en la que tenemos que respetarnos y respetar nuestros espacios. A veces ella puede estar de mal humor, a veces yo también, pero si todo lo manejamos con respeto está bien. Cuando vamos a comer comemos juntos y nos sentamos apachurrados en mi comedor que es chiquito, nos vamos a Gamarra juntas, mañana por ejemplo va a ir a feria de Mi Vivienda que le he recomendado porque quiere comprarse un departamento para ella y su hijo que vive en Iquitos.  Alguna vez alguien me han dicho que tenga cuidado porque ella se queda sola en casa, que mejor le eche llave a todo, y yo respondo que si estoy dejándola con lo más valioso que tengo que es mi hijo no necesito echarle llave a nada.

Tenemos una propuesta de empezar a promover de manera fuerte y sostenida el respeto al derecho a estudiar de las trabajadoras del hogar. Cuando una trabajadora se capacita su formación va a ser una mejora para ella y para la familia para la que trabaja también. Es una persona que está contenta y va a querer trabajar con la familia por lo menos hasta que terminen sus estudios. ¿Qué opinas al respecto?

Ojalá la gente empiece a tomar conciencia de eso. Muchas veces escucho “no si es con colegio no”, y da pena.

¿Qué recomendación le darías a una familia que está por recibir a una trabajadora del hogar nueva para que tenga una buena relación?

Es importantísimo tener las reglas claras desde el inicio, es como en un matrimonio, tú sabes que no puedes ser infiel a tu marido, tiene que ser algo así, súper claro. Y llegar a acuerdos también, acuerdos en los que las dos partes estén contentas. Que ellas tengan la oportunidad de desarrollarse, que estén contentas, que el trato sea respetuoso, cordial de ambos lados. Y que la persona tenga recomendación.

¿Qué recomendarías a una trabajadora del hogar que va a empezar a trabajar con una familia?

Lo mismo. Que traten de encontrar un buen lugar, que le de valor a esa responsabilidad que está recibiendo, que realice su trabajo con esmero, que sea consiente que su trabajo es importante. Que muchas veces están recibiendo lo más precioso que uno tiene, los hijos. Que traten de trabajar con una familia que les hayan recomendado. Que vean también si cumple sus expectativas que no se dejen abusar obviamente, porque trabajo hay miles no tiene por qué aguantar una familia que trata mal o alguna persona mañosa imagínate, es que si te pones a pensar en ese tipo de cosas están bien expuestas porque viven en la casa de unos desconocidos, son más vulnerables que busquen una familia o una buena recomendación también, una buena agencia. Y si pueden estudiar que estudien, y si les gusta trabajar en casa bacán, y si tienen otra motivación o sueño también que los busquen.

¡Muchas gracias por tu tiempo!

 

Lima, 7 de setiembre de 2016.